La caza

En 1998, tres bandidos armados salieron de los cañones de Four Corners en una camioneta robada. Mataron a un policía, sostuvieron un tiroteo y escaparon de una persecución que llegó a reunir a cientos deagentes de más de veinte organismos estatales y federales. 

El delito y la desatinada investigación del FBI dejaron varias incógnitas por resolver. 

En la actualidad, el recuerdo de la desafortunada persecución de 1998 permanece dolorosamente fresco.

Cuando vas a la biblioteca y coges un libro sin ninguna referencia pueden pasar tres cosas: que descubras una maravilla escondida, que sea un buen libro para entretener o que sea un verdadero desastre. En este caso la opción dos fue la correcta.

En medio del un territorio extenso lleno de matojos, arena, piedras y muchos cañones con recovecos para esconderse un policía navajo y sus compañeros deben resolver un robo y un asesinato.

No es la primera vez que en ese lugar sucede algo así y la sombra de un nuevo fracaso parece cubrirlo todo, ante todo deben evitar la presencia del FBI o si aparecen que intervengan lo mínimo posible. Por eso no dudan en intentar esconder indicios, no comunicar información y seguir las pistas sin más ayuda que la de los suyos.

Todos recuerdan la cara de sorpresa cuando estando rodeados los malhechores escaparon, ahora deben no sólo encontrar a los actuales perseguidos sino que para hacerlo deberán descubrir como desaparecieron los demás.

Un retrato algo flojo de como sería el trabajo de un policía en un extenso terreno donde las casas distan entre sí de muchos kilómetros y la comunicación no es todo lo buena que podría desear un cuerpo de policía.

Un paisaje distinto para una novela más de pensamiento que de acción, de planificación ante de actuar y donde quedarte sin gasolina o sin agua puede suponer la diferencia entre vivir y morir.

Entretenida, sin más.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

 
Copyright 2013 Dsdmona .