El año del verano que nunca llegó

Algo hace pensar que esta maravillosa novela, como la criatura Frankenstein, no tuvo infancia, pero también que, como el vampiro, está fuera del tiempo... 

En el verano de 1816, Lord Byron, John Polidori, Percy Bysshe Shelley y su esposa Mary Shelley coincidieron en la magnífica Villa Diodati, situada junto al Lago Leman. Las inclemencias del clima, provocadas por la catastrófica erupción volcánica de Tambora, en Indonesia, que cubrió el cielo de nubes de ceniza y de azufre, les impidieron abandonar la villa durante tres días, que fueron como una larga y tenebrosa noche. 

En este ambiente cargado de misterio y nerviosismo, entre relámpagos, terribles ráfagas de viento y los relatos del Phantasmagoriana leídos en voz alta bajo los fulgores fantásticos del fuego de la chimenea, se gestaron dos de los grandes mitos de la novela gótica: Frankenstein y el vampiro. Esta historia ha sido para muchos autores motivo de búsquedas obsesivas y rebuscadas interpretaciones. 

En esta novela, William Ospina nos seduce con sus palabras y nos introduce en el mundo fantástico de esta inagotable historia para reflexionar sobre la coexistencia de lo sublime y lo monstruoso, lo siniestro como límite de lo bello y la necesidad del hombre de reinventarse en los mitos para darle sentido a la existencia.

Vaya por delante que no me entusiasman las historias de vampiros ni fantasmas y que Frankenstein y Drácula nunca serán mis lecturas favoritas pero siempre me ha gustado saber el origen de las cosas y sus porqués (soy curiosa, algún defecto tenía que tener) así que no es extraño que esperara varios meses a que este libro estuviera disponible en la biblioteca.

Me ha gustado y no me ha gustado, creo que no terminé de entrar en la narración por leerlo con demasiados intervalos y eso ha hecho que mi visión conjunta del libro no haya sido tan positiva como esperaba por los comentarios que había leído. Es un problema mío y no de la novela así que mi visión está parcialmente desvirtuada.

Otra cosa que me gusta de los libros es que conducen a otros libros y en este caso ha sido a "Los cuadernos de Aspern" (acaba de reditarlos Navona en su colección de ineludibles pero también los ha editado Alba) que pronto os traeré por aquí.

Es una novela de búsqueda, de entender las influencias y los motivos que llevaron a los ecritores a narran sus historias, como unos personajes como Drácula y Frankenstein surgieron de sus plumas en ese instante y no en ningún otro lugar.

Una casa y una noche fueron suficientes para crearlos pero ¿hubo más factores? es lo que le protagonista intenta entender visitando, leyendo, encontrando todo aquello relacionado con aquella fantasmagórica noche.

A medida que el narrador va descubriendo motivos, sensaciones... nosotros también vamos sabiendo un poco más del poder de creación, de los ambientes y estados de ánimo que los rodean.

Es un libro particular, no al uso, que debería leerse con tiempo y sin muchas distracciones para poder disfrutar en todo su esplendor, así que no deberíais tener muy en cuenta mi reseña de sí pero no...

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

 
Copyright 2013 Dsdmona .