Una semana en la nieve

Nicolas, de ocho años, va a pasar una semana en la nieve. Va a disfrutar, junto con sus compañeros del colegio, de una semana de diversión en una estación de esquí. 

Es lo que en las escuelas francesas se conoce como semana blanca, que permite que los niños se oxigenen con unas breves vacaciones y rompan por unos días la rutina de las clases. 

En ese paisaje nevado y gélido, Nicolas conoce a su monitor de esquí y hace un nuevo amigo, el temible Hodkann, el terror de los dormitorios.

¿A quién no le gusta ir de excursión o pasar unos días fuera de casa sin el control de los padres?¿Puede convertirse esa actividad en una fuente de terrorismo y horror? para Nicholas sí, esa semana en la nieve lo parece.

Tiene ocho años pero a veces aún moja la cama, sobretodo cuando está nervioso o asustado, y esa habitación con sus compañeros le asusta y le pone nervioso, no quiere que se burlen de él. Su temor, no encajar, ser el eslabón débil y que el matón de la clase se fije en él y lo convierta en su diana.

Su padre ya no ha ayudado llevándolo en su coche en vez de que fuera en el autocar con todos pero además ha conseguido que Nicholas haya sido el centro de atención al darse cuenta de que la maleta con la ropa para la excursión se ha quedado en el maletero del coche .

No es todo tan malo, Hodkann, el matón, parece apiadarse de él y le da una tregua. Una inoportuna subida de fiebre le acerca a uno de los monitores que se convierte en su máximo protector. Su padre sigue sin aparecer y han de decidir si lo devuelven a casa o sigue cuando esté mejor.

Por si todo el embrollo no fuera poco aparece un cadáver cerca de donde se os pueda los chicos y una sospecha se cierne sobre sus habitantes .

Otra buena novela corta de Carrère que se ha convertido en uno de mis escritores favoritos gracias a sus historias y su manera de contarlas.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

 
Copyright 2013 Dsdmona .