Atado. Jugando con... (II)

Al principio sólo supo que estaba oscuro. No sabía donde se encontraba ni porque se sentía tan desorientado. No hacia frío aunque estaban en pleno mes de noviembre, esa circunstancia le hizo pensar en que no se encontraba al aire libre, intentó mover manos y piernas, lo consiguió pero el esfuerzo le produzco una fuerte punzada en la zona occipital de su cabeza.
Tenía las manos atadas a la espalda, fuerte, demasiado para su gusto y su salud, los dedos de una mano se encajaban perfectamente en la otra al moverlas; sus tobillos también estaban atados y apenas los sentía.
Consiguió moverse ligeramente por el habitáculo intentando ubicarse en el espacio de que disponía. Su cabeza martilleaba sus sentidos con furia. Su respiración empezó a acelerarse, abría la boca para captar más aire sin pensar que, quizás, así dispondría de menos oxígeno o que este terminaría antes.Se obligó a serenarse pensando en el cielo azul, ese que tanto le gustaba observar tumbado en la hierba.
Foto: Txanoduna
Texto: Dsdmona

Safe Creative #1001305409498

3 comentarios :

  1. Hummm... esto se está poniendo muy muy interesante...
    Besos y pasa un estupendo finde!!!!

    ResponderEliminar
  2. niña, que esto va a parecer hostel!!!!

    ResponderEliminar

 
Copyright 2013 Dsdmona .