No...


No me gustaba hablar de mí, airear mis sentimientos y miserias. Quedé por eso desconcertada, sin entender porqué, de pronto, sin ninguna justificación, había soltado aquel cruel latigazo contra mí misma. Precisamente, además, cuando en los últimos tiempos había comenzado a notar una leve sensación de optimismo, de recuperación de mi ánimo. Tal vez por ese motivo había bajado la guardia. O puede que todo radicara en que llevaba demasiado tiempo tragándome sola tantas cosas que no había podido contenerme más. (Pág. 284)

Texto: Misión olvido,  María Dueñas, Ed.  Temas de Hoy

4 comentarios :

  1. Qué ganas tengo de leer Misión Olvido. Muchos besos, feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Acabo de leer ese párrafo en el libro :). Besitos.

    ResponderEliminar

 
Copyright 2013 Dsdmona .