Cuentas pendientes

La vida de la subinspectora Rebeca Santana quizá no difiera tanto de la de cualquiera de nosotros. De vez en cuando surgen problemas con la pareja y algunas amistades y, cómo no, tiene algunos conflictos laborales. Pero Santana, que se crió en el popular barrio del Carmelo, en Barcelona, tiene un pasado doloroso que no puede —y no quiere— olvidar y que se ha cobrado un alto precio en la relación con sus padres y entorno más próximo. 

Mientras Santana y su compañera Miriam Vázquez intentan desmantelar una red de tráfico de menores, que a la postre reabrirá antiguos casos que se creían ya cerrados, los demonios del pasado y del presente perturbarán sus vidas. 

Por si fuera poco, un asesino que consiguió huir de Santana tiempo atrás parece haber regresado a Barcelona, y su madre, recién salida de la cárcel, es secuestrada. 

Entretanto, su pareja, Malena, lleva un caso muy delicado y con trasfondos personales en su nueva condición de fiscal. 

Tras leer las dos primeras entregas de Santana (Curvas peligrosas y Contra las cuerdas) esperaba con ansia esta tercera entrega que hoy mismo sale a la venta.

Reencontrarse con personajes que te gustan siempre es un buen motivo para escoger una lectura en concreto pero si a esto se le une unas tramas potentes y una manera de narrar la historia que consigue que no podamos despegar los ojos de sus páginas hasta terminar entonces tenemos asegurado un buen rato de divertimento.

Esta tercera entrega sigue el mismo ritmo de las anteriores, trepidante, saltando de una trama a otra, cada cual más interesante... Manteniendo la tensión hasta en estos tramos en los que la acción da un pequeño respiro, el suficiente como para no ahogarnos y poder seguir con la lectura.

Santana muestra su vena más tierna, por decirlo de alguna manera y en cambio Vázquez pierde un poco esa máscara de solidez y de dureza para dejar ver esos sentimientos dubitativos y de desequilibrio que poco habíamos visto hasta ahora en "La Marquesa".

Este cambio de roles o de matices engrandece a los personajes, los hace más humanos y redondos y es lo que permiten estas series de personajes, no es necesario conocerlos a fondo en un solo libro.

Volvemos a reencontrarnos con personajes de otras novelas aunque se puede leer independientemente de las otras anteriores. La madre de Santana, tema recurrente en las dos anteriores, tiene un final en esta entrega y por fin conoceremos todos los entresijos de esta peculiar relación y como ha llegado a marcar la vida de la protagonista.

Sé a ciencia cierta que habrá cuarta entrega (aunque no le vamos a poner presión a la autora para saber cuando saldrá) y veremos tramas nuevas y nuevos personajes que también darán un aire fresco y renovado a esta saga a la que auguro mucho futuro.

Una novela que entretiene con buenos personajes; larga vida a Santana, Malena y Vázquez; y sólidas tramas, hecha en casa y con protagonistas un poco fuera de lo común en las novelas negras actuales.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

 
Copyright 2013 Dsdmona .