Perros que ladran en el sótano

Tras la muerte de su padre, Anselmo recuerda una vida marcada por el desarraigo que transcurre entre el Marruecos del protectorado y la España franquista. 

Desde sus inicios en el sexo con un joven marroquí, el descubrimiento de la infidelidad y la convivencia con una hermana extraña, casi mágica, se suceden imágenes y hecho s que alternan pasado y presente y muestran la fractura entre lo que los personajes habrían querido ser y lo que en verdad son.

Anselmo se enrola en una decadente troupe de variedades, metáfora de una España desnortada, y termina viviendo con su padre, un anciano con quien comparte la dolorosa sensación de pérdida. 

El trasfondo histórico, reflejado magistralmente por la autora, nos descubre un submundo al margen de la historia oficial, y el difícil aprendizaje de un hombre homosexual en una época oscura.

Primera novela del nuevo curso del club de lectura LGTB de la biblioteca. Desconocido para mi y que ha dado para un buen rato de debate y comentarios en la reunión post-lectura.

Ambientada en el Marruecos dominado por España en el momento más delicado de la ocupación donde todos empiezan a marchar, a huir hacia un lugar mejor donde vivir dejando atrás todo lo que les hace ser peores o les lastra antes de que sea demasiado tarde y se vean atrapados y sin salida.

Anselmo nunca tuvo nada, un padre autoritario, una madre sumisa y una infancia con muy poco felicidad. Huyó cuando pudo pero ya estaba marcado en su cuerpo y su ánimo por Marruecos, su gente y su pasado.

En la Península se reinventa y recorre pueblos, puebluchos y alguna ciudad provinciana con una troupe más bien esperpéntica que se dedica a vender arte, entretenimiento y una salida a los pobres desgraciados que creen que llegarán a ser estrellas del escenario algún día. 

Anselmo regresa a casa, a Madrid a vivir con su padre, al que no soporta, para cuidarlo y por que, admitámoslo, no tiene donde caerse muerto después de dilapidar el dinero conseguido en su época de artista.

Así nos encontramos a Anselmo al principio de la novela en su trabajo gris y su vida gris, sin ganas de nada más que su padre desaparezca de una vez y no le de más la barra. El texto va adelante y atrás y así vamos descubriendo la vida de Anselmo, su madre, su padre y la de todos lo que en algún momento tuvieron relación o cause-efecto en el presente inmediato.

Es una novela acongojante, sin aire, sin positivismo y sólo en varias pinceladas puedes reconocer algún atisbo de alegría y color en el ambiente, hasta que se abre una puerta y el gris oscuro vuelve a poblarlo todo de nuevo.

Me costó meterme en él, comprender todas las dimensiones del relato y después del debate con el grupo lo pude entender un poco mejor.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

 
Copyright 2013 Dsdmona .