Pero... ¿Quién mató a Harry?

Campiña inglesa, mariposas, luz de verano... y un cadáver.
Una mañana de verano, en un bosque que rodea la urbanización de Sparrowswick Heath (donde cada casita tiene su nombre: El Barco, El Refugio, Caos…), un niño de cuatro años encuentra el cadáver de un hombre. 
Al contrario de lo que sucede en las novelas policíacas, no se trata aquí de encontrar, entre una serie de sospechosos, quién es el asesino: más bien al contrario, aquí hay toda una serie de personas que confiesan haber matado a la pobre víctima... con lo que ciertamente se hace difícil determinar quién lo hizo en realidad. 
Entretanto, ante tal profusión de «culpables», el cadáver es enterrado y desenterrado no menos de tres veces.
Novela corta que se lee en un suspiro donde hay un muerto a quién poco importa quién lo ha matado y les importa más que no se encuentre...
Todo el pueblo podría haberlo matado pero nadie parece haberlo hecho... Verdades a medias, secretos que no son tan secreto sino voces alzadas que complicarán aún más la resolución del misterio para terminar de la única manera posible este entuerto...
Me ha gustado pero lo esperaba mucho más, más divertido, más irónico, más puntilloso, más armónico y se ha quedado un poco en un quiero y no llego...
A veces pasa pero no por ello hay que dejar de leerlos...

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

 
Copyright 2013 Dsdmona .