Que nadie se mueva

Un jugador compulsivo que debe dinero a las personas equivocadas, un matón encargado de cobrar la pasta y darle una lección, una preciosidad en apuros que ahoga sus penas en tequila sunrise, dos millones de dólares y una persecución frenética por las llanuras del valle central de California. 

Con ecos de Raymond Chandler y Dashiell Hammett, Que nadie se mueva es un homenaje y una variación de un clásico dentro de uno de los géneros literarios más duraderos y populares: la novela negra americana.

Apareció en mi casa, me tocó en algún sorteo o alguien me lo regaló, no estoy muy segura pero llevaba dando vueltas por los estantes algún tiempo ya, al ser delgado fue la lectura escogida para llevar y traer las tres semanas que apenas tuve tiempo de nada más.

Bruto, sangriento, sin complejos, directo, acción, perdedores, vencidos, dinero, armas y equivocaciones en las decisiones tomadas. Un breve resumen para esta novela que nos narra la historia de alguien que sólo sabe echar a perder lo bueno que pueda tener en su vida, si es que alguna vez llega a saber que es eso.

El juego, las drgas, el dinero en determinadas manos arrasa con todo lo que pilla por delante y a veces jugársela a determinados tipos de personas puede ser contraproducente para la vida de uno, sobretodo si uno busca una vida tranquila y sin sobresaltos.

Es una historia desenfadada, con mucho ritmo y que no aburre o te deja indiferente. La portada también es muy sugerente y da un poco la idea de lo que te vas a encontrar en su interior. Hay que ir sin prejuicios, dejándote llevar y aguantar la dureza (para mi no lo es tanto pero tiene algunas escenas duras), al final vale la pena.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

 
Copyright 2013 Dsdmona .