Paul Newman

Siempre me gustaron los ojos claros, y más en concreto los azules, así que no es extraño que me prendara de su mirada. Azul oceánico que llenaba la pantalla allí donde mirara. Parecía que estuviera ligando contigo, que fueras la única que compartía ese momento. Poco importaba que a su lado estuvieran actrices de la talla de Elizabeth Taylor, Eve Marie Saint, Robin Wright-Penn, Elke Sommer, miraba a la cámara y todo el resto desaparecía.

Una película suya hizo que me interesara por la cultura judía y con ello descubrir todo lo que había ocurrido en la II Guerra Mundial. "Éxodo" fue una de mis primeras películas clásicas, su Ari Ben, me hizo enamorar más de él. Siguieron muchas, La gata sobre el tejado de zinc, Dos hombres y un destino, El Premio, Largo y cálido verano, El hombre de Makintosh, El golpe y ya más recientes, Mensaje en una botella, El color del dinero, Donde esté el dinero y Camino a Perdición.



Volviendo a su mirada, recordaré siempre en mi retina (lamentablemente no lo tengo guardado) el anuncio que protagonizó para Freixenet, no lo recuerdo por su originalidad o vistosidad pues ese año fue uno de los más sobrios que recuerdo. Paul Newman bailaba con una señorita (de la cual no recuerdo el nombre) y la final del espot con la copa de cava en la mano, mientras decía Felices Fiestas, guiñaba el ojo dejando a una servidora atada al sofá por un rato.

Hoy las noticias nos traen su defunción. Uno de los últimos caballeros de Hollywood, de su época dorada ya no ha aguantado más. Ahora sólo nos quedarán sus películas y esa mirada inmortal.

8 comentarios :

  1. brindo por un actor, un hombre, una persona que supo ser actor, hombre (como género) y persona.
    Tal vez, el mundo de la farándula, las nuevas "estrellas" deberían tenerlo como ejemplo a seguir...tal vez, otro gallo nos cantara a los "simples mortales" que tenemos que conformarnos con ir al cine a verlos.


    Supo darle un sentido distinto, solidario, serio, ejemplar, a su buen trabajo en el cine y su belleza.

    Ojalá hubiera muchos Paul Newman... y sin son tan guapos como él, mucho mejor...

    Un hombre bello por fuera y más bello por dentro.

    ResponderEliminar
  2. Coincido con la anterior comentarista. Fue un hombre muy íntegro y por lo que de él se dice más bello por dentro que por fuera. No era el típico guapo era el atractivo de la seriedad y la coherencia, nunca me pareció vanidoso ni narcisista. Era un actor como pocos habrá. Dicen que un feliz esposo. Dicen que una buena persona. Hemos perdido algo que hacía mejor este mundo. En la retina de muchos nos queda su personalidad.

    ResponderEliminar
  3. Coincido con vuestros comentarios. Ha sido un hombre bueno, un actor de lo mejor y además nunca presumió ni de guapo ni de artista. Se ha ido un mito que hizo suspirar a las mujeres de varias generaciones.
    Esa cara y esos ojos permaneceran siempre en el recuerdo.
    silenceisgolden

    ResponderEliminar
  4. me quito el sobrero y le giño yo el ojo a su recuerdo.

    un buen hombre.

    saludos.

    ResponderEliminar
  5. se ha apagado la mirada más azul del cine y con ella un poco de nosotros también se oscurece

    ResponderEliminar
  6. Una penita, además de guapo y buen actor, me caía genial este hombre. Anoche vi "cortina rasgada"...
    BSS

    ResponderEliminar

 
Copyright 2013 Dsdmona .