Chantada (I)


Ainda que non as vexas cre nelas, porque poden aparecer no momento que menos esperes

Para Tempodelecer

Terminó de colocar la última pieza de ropa en la caja, cerró las tapas y las precintó. Miró el espacio vacio y el llanto llenó de nuevo el silencio. Con las lágrimas todavía en los ojos cogió la caja y la dejó al lado de las otras, había pasado la tarde vaciando el armario, guardando todas sus cosas en esas cajas, desvistiendo la habitación de cualquier recuerdo físico de su presencia allí. Se habían ofrecido a acompañarla, a hacerlo ellos mismos, pero decidió que debía pasar por ese trago en soledad; una nueva despedida, una de tantas.Pasó al lado de las cajas, “así que toda una vida cabe en tres miseras cajas” pensó y salió de la habitación antes de volver a perder la compostura.Se sentó en el sofá, cogió la manta y se tapó con ella, sólo dejó al descubierto su cabeza pero cerró los ojos. Sentía que se asfixiaba por momentos,que las paredes se iban estrechando a cada instante que pasaba… no era la primera vez que tenía esa sensación… de nuevo intentó tranquilizar la respiración, cogiendo aire a pequeñas bocanadas pero eso sólo sirvió para que se mareara y la sensación aumentara en vez de disminuir. Cogió la manta, se levantó y salió a la pequeña terraza, como si el aire exterior fuera mejor que el que estaba respirando segundos antes. Desde hacia unos días aquella casa se le caía encima, se ahogaba cuando estaba en ella, el peso de los recuerdos la dejaba bloqueada y sin capacidad de reacción. Allí habían vivido sus mejores momentos, los más felices, y esas paredes, ahora blancas, todavía conservaban todo su perfume, la esencia que siempre impregnó su cuerpo, ese olor caracteristico; una de las cosas que más le llamó la atención cuando se cruzaron por primera vez.¿Cuántas veces había maldecido el infortunio que las había separado?, ¿cuántas veces había deseado cambiar los papeles?¿cuántas veces había deseado no haber recibido aquella maldita llamada?¿cuántas veces había rememorado una y otra vez la conversación con aquel médico? “no hay nada que hacer, lo siento”… tantas que ya le era imposible pensar en los tiempos anteriores al accidente. Muchas personas se habían preocupado por su salud y su estado de ánimo esas semanas, se habían ofrecido a todo lo que pudiera necesitar, a ayudar en lo que estuviera en sus manos para conseguir una nueva sonrisa pero cuando el alma está muerta no hay ayuda que sirva. Así los fue despidiendo a todos, uno detrás de otro, quedándose, revolcándose en esa soledad que odiaba en tiempos anteriores y que ahora buscaba con desesperación. (continuará)

Foto: Flou-up nac-down

Texto: Dsdmona

Safe Creative #1001305409580

5 comentarios :

  1. Chiquilla, me has sacado los colores, sinceramente no se qué decirte, muchas, muchísimas gracias, yo creo que esto no lo merezco. No tengo palabras.
    En cuanto al relato muy triste, pero como siempre es una delicia leerte, espero la continuación.
    Sinceramente no puedo decir nada más. Un beso enorme

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que he sentido todas tus palabras como mías... no con el mismo fatídico final, pero sí recuerdo cuando tuve que dejar mi casa, después de la separación, que me llevé 4 cajas, no mas, y como todo me dolía, y se me hacía insoportable el cerrar las putas cajas, el marcharme... la soledad que me esperaba, la que ya tenía...
    Espero que este relato tenga otro final, uno feliz, amor... que la vida ya es dura. Y si es verdad, si es real, lo siento de corazón, y te acompaño en el sentimiento. Cuando alguien se marcha... ese espacio que queda vacío en el corazón es imposible de llenar con nada, y aunque queramos disfrazar muchas veces las pérdidas y hacernos las fuertes, es imposible no reconocer, que el señor tiempo es el que atenúa esos dolores, y que la esperanza es algo que debemos mantener...
    Un besazo fuerte, guapa, y gracias por tus palabras, eres un sol¡

    ResponderEliminar
  3. He vivido yo misma la sensación de desesperación que comentas al final... sólo leyéndote...

    Un beso grande...

    ResponderEliminar
  4. esto es una prueba...
    ayer escribi veinte veces el mismo cometnario y no me lo publicaba...
    me daba un error continuamente...
    aver si hay suerte...

    ResponderEliminar

 
Copyright 2013 Dsdmona .